Fueron la gran banda de rock de Granada en las décadas de los ochenta y los noventa. Y en este 2016, tras veinte años de ausencia, 091 vuelven a estar al pie del cañón. Los hijos pródigos del rock and roll nazarí están en la carretera otra vez dándolo todo. José Ignacio García Lápido –compositor y guitarrista del grupo- y José Antonio García -cantante y armónica- son los líderes de esta banda; ambos están veinte años más viejos, pero ahora están recibiendo el cariño del público como nunca.

El talento de 091 siempre estuvo reñido con la suerte. El grupo granadino sufrió un cierto malditismo durante su trayectoria que le impidió alcanzar cotas mucho más altas, reconocimientos mayores que sin duda merecían. La actitud perversa de las discográficas tuvo parte de culpa en que 091 no fueran un fenómeno musical de mayor envergadura.

Talento no les faltaba, con discos tan memorables como ’12 canciones sin piedad’ (1989), ‘Tormentas imaginarias’ (1993) o ‘Todo lo que vendrá después’ (1995). Las canciones de Lapido eran realmente increíbles, con letras con esencia lorquiana y músicas a caballo entre The Clash y el rock más clásico. Hace veinte años se despidieron, después de dar aquel mítico ‘Último concierto’ en Maracena (Granada), que sirvió como álbum en directo a la postre y que demostró cómo los fans incondicionales les echarían de menos.

Ahora han vuelto entre olor de multitudes. Los más jóvenes se están enganchado a su música y los más veteranos han visto cumplido el sueño de volver a ver a ‘los cero’ reunidos. 091 ha estado presente durante este verano en los carteles de los principales festivales del país, como por ejemplo Sonorama. La gira de regreso está siendo apoteósica, con actuaciones tan mágicas como las llevadas a cabo en Sevilla o en Granada, ciudad natal del grupo. Pero la agenda de 091 sigue estando repleta de conciertos y citas; en las próximas semanas aguardan a la banda ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Aunque tarde, la música de este país está haciendo justicia con los granadinos.

Hace ya algunos lustros que el audiovisual español abrió sus brazos a los medios de comunicación propiedad de los equipos de fútbol. Así, y al amparo de las nuevas plataformas audiovisuales de pago que empezaban a crecer en nuestro país a finales del pasado siglo –Vía Digital y Canal Satélite Digital fueron los máximos representantes-, surgieron canales como Barça TV o Real Madrid Televisión.

La popularidad de estas emisoras no ha sido masiva por el simple hecho de que había que estar abonado a un determinado paquete de cadenas de pago para poder sintonizarlas. Real Madrid Televisión ha sido el canal que ha roto esta tendencia y que ha abierto una interesante vía; el club blanco que preside Florentino Pérez ha logrado tener una frecuencia para emitir en abierto, por lo que la difusión de los valores del madridismo y de su capital deportivo, social y económico son ahora mucho mayores.

Las audiencias del canal del Real Madrid han aumentado de forma considerable, toda vez que muchos aficionados pueden seguir cada día en abierto la actualidad del equipo de balompié y el funcionamiento de la sección de baloncesto, recordar partidos memorables del pasado, saber qué se cuece en cada entrenamiento, conocer la estructura del club, descubrir algunos secretos de las grandes estrellas del plantel de fútbol, etcétera.

Sin duda, es un movimiento inteligente del Real Madrid para captar simpatizantes, para lograr la empatía de muchos televidentes, para sumar futuros consumidores de camisetas del equipo, para lograr adeptos potenciales que en el futuro puedan hacerse socios o efectuar una pequeña inversión que repercuta en el club.

Barça TV o Sevilla Fútbol Club Televisión fueron otros de los canales de clubes de fútbol pioneros en el audiovisual de nuestro país. Con la llegada de Internet, prácticamente todos los clubes de la élite han desarrollado su propio canal, aunque sea para emitir a través de la Red. Este mismo año, clubes como el Betis, con Betis TV, han dado un paso adelante para emitir también en televisión.

Hasta hace bien poco, eran las ciudades españolas las que mostraban un ambiente de multiculturalismo, consecuencia de la inmigración de personas procedentes de países como Ecuador, Colombia, Perú, China, India, Líbano o Costa de Marfil. Asia, Sudamérica y África mezclaban muchas de sus culturas con lo autóctono de nuestro país, lo que daba lugar a un escenario muy mestizo.

Pero la crisis –o estafa del Sistema, como se prefiera- azotó con violencia nuestro territorio y los españoles fueron los que empezaron a emigrar para llevar su cultura, sus hábitos y su idiosincrasia hasta múltiples rincones del planeta. Como en su día pasara en ciudades de España con los ecuatorianos, ahora pasa en ciudades de diversas latitudes con los españoles, que en muchos casos quedan reunidos en especies de guetos.

En Londres, el popular barrio de Notting Hill se ha convertido en un lugar donde cada vez está más presente la cultura española; ya era usual históricamente la presencia de la población española en esta zona, pero a raíz de la crisis se ha disparado la presencia de ciudadanos de nuestro Estado.

La Historia cuenta a la hora de que nuestros emigrantes se asienten en los sitios a los que se desplazan para vivir. Así, el Spanish Quarter de Sydney, barrio español por antonomasia en Australia, sigue siendo un lugar muy recurrente para los españoles que deciden marcharse a buscar trabajo y asentarse en una ciudad como Sydney. El barrio de Montserrat, en Buenos Aires, que en décadas pasadas solía estar vinculado a población de origen español, sigue siendo ahora un lugar al que muchos españoles se marchan, dando a la zona un sabor de mezcla entre lo argentino y lo español.

Los distritos de Kreuzberg y Neukölln, en la capital germana, están empezando a convertirse en zonas donde la cultura española cada vez gana más espacio y se mezcla con la idiosincrasia autóctona alemana. Cada vez más españoles emigran a Berlín y estos barrios son la zona predilecta para asentarse.

Las ciencias naturales se esfuerzan por llevar a cabo la divulgación de la flora y la fauna que se esparce por los diferentes climas, biósferas y escenarios del planeta. Sin embargo, ojo, porque el gran público apenas sabe de la existencia de un mínimo porcentaje de las especies animales que hay en el mundo. El desconocimiento es total. No obstante, multitud de especies extrañas y ajenas a nuestros ojos son dignas de mención, por lo estrambótico de su aspecto, por sus peculiares virtudes o por sus raros mecanismos de vida.

Uno de los ejemplos más claros de animal raro lo representa el topo de nariz de estrella o estrellada, que es un mamífero de Norteamérica que tiene en su propio hocico 22 tentáculos rosados que le permiten desplazarse y cazar lombrices, su principal sustento alimenticio; el aspecto de este topo lo convierte en una especie de monstruo alienígena.

El almiquí paradójico o agouta tiene una imagen del todo entrañable, ya que es una especie de ratoncito rubicundo con una nariz muy coqueta y larga; pero cuidado, que este almiquí, propio de la isla de La Española –Haití y República Dominicana-, tiene un mordisco que resulta venenoso.

Uno de los animales que por su aspecto y su forma de subsistencia resulta más raro es el cerdo marino; con cuerpo de globo muy hinchado y con una imagen similar a la de un cochinillo, el cerdo marino se alimenta del barro de los fondos marinos, superficie que suele habitar.

Otra especie que parece salida de películas de monstruos o de ficción es el aye-aye, que goza de una fealdad extrema y que pertenece a la familia de los lémures; la leyenda oscura del aye-aye lo convierte en un animal endemoniado capaz de matar con sólo orientar su tercer dedo. El dumbo, el echidna, el tarsero fantasma, el jerbo de orejas largas, el oso de agua o la vaquita marina son otros de esos animales desconocidos que nos dejarán con la boca abierta por su extrañeza.

El hecho de llegar a ser un futbolista que juega en la élite, que se convierte en internacional y que empieza a disputar las competiciones más importantes del planeta lo lanza directamente al estrellato mediático. Desde ese momento, la prensa deportiva y la prensa rosa y de crónica social –en la actualidad, ambas tienen tendencia a confundirse, a mezclarse y a interrelacionarse- empiezan a competir entre sí por sacar la información más jugosa del deportista.

Ser un futbolista conocido también propicia de forma casi inevitable tener una vida privada interesante para el gran público. Por lo general, estos populares jugadores se relacionan con mujeres muy bellas, con ganas de vivir del circo mediático o con un papel ya destacado en la crónica social.

El resultado a veces por tanto son parejas explosivas que atraen a los medios de comunicación de todo el mundo y que despiertan un interés extremo. Este es el caso, por ejemplo, del central del Fútbol Club Barcelona, Gerard Piqué, y de Shakira; la cantante colombiana ya era un fenómeno musical en todo el mundo antes de conocer al jugador catalán, pero la unión de ambos ha terminado por convertirlos en los reyes para el universo del cotilleo. Famoso más famoso es igual a tormenta y a seguimiento desmesurado a los hijos que ambos puedan tener.

El caso del portero del Manchester United y la Selección española es muy parecido; David de Gea es pareja de Edurne, cantante que ya era famosa antes de esta relación, que fue una de las artistas más destacadas del espacio televisivo Operación Triunfo y que ha tenido una carrera musical relevante que la ha llevado por ejemplo a actuar en el Festival de Eurovisión.

Las modelos suelen ser otras de las famosas que acaban junto a futbolistas. Este es el caso de la Miss España Lorena Bernal, que es pareja del ex futbolista del Arsenal Mikel Arteta. Otro ejemplo es el de la atractiva modelo Malena Costa, actual pareja del jugador del Valencia Mario Suárez y ex de todo un mito del fútbol como Carles Puyol.

Si dijésemos que un tal Sonny John Moore se ha consolidado como uno de los fenómenos musicales más importantes y mediáticos de todo el planeta, seguro que muchos aficionados a la música electrónica andarían un tanto perdidos. Ahora bien, si aclaramos que ese nombre real tiene como nombre artístico Skrillex, las cosas empezarían a encajar ya, por supuesto.

Este músico y productor de Los Ángeles (Estado de California, Estados Unidos) arrasa en todo el mundo merced a su apuesta fresca y descarada por estilos de música electrónica como el brostep, el dubstep o el electro house. Su incursión en el mundo de la música vino de la mano de AtRisk, formación con la que interpretaba un pop-punk muy alejado aún de las descargas sónicas que vendrían después; en el grupo From First To Last ya empezó a familiarizarse con sonidos más próximos al post-hardore. De aquello hace ya una década…

Porque Skrillex decidió luego tomar su propio camino y conquistar las pistas de todos los rincones del planeta. Por poner un ejemplo del alcance de este músico, la canción ‘Where are ü now’, que interpreta junto al archiconocido Justin Bieber, ha llegado a alcanzar en la red social y aplicación Spotify la friolera de más de 570 millones de reproducciones. Casi nada.

Otros temas como ‘Purple Lamborghini’, ‘Bangarang’ o ‘Mind’ también han acabado por consolidar el peso de Skrillex en la música electrónica actual, de la cual es uno de los capos, sin duda. En apenas cinco años –un lustro en el que publicó los álbumes ‘Scary Monsters And Nice Sprites’, ‘Recess’ y ‘Skrillex and Diplo present Ü Jack’- la fama de Skrillex se expandió de manera increíble.

A sus 28 años, este productor, músico, DeeJay, cantante y artista polifacético tiene a sus pies la gloria de la música electrónica y se encuentra con más fuerza y energía que nunca, con espectáculos en vivo que son auténticas revoluciones musicales.